Pastillas contra el miedo

Científicos de la Universidad de Emory, en Atlanta, han hallado una molécula que, según creen, podría evitar el síndrome de estrés postraumático que suele afectar a los supervivientes de accidentes, atentados, guerras o catástrofes naturales. El medicamento debería usarse con carácter preventivo, después de la desgracia y antes de que se desarrollen los síntomas del trastorno, como las memorias intrusivas del dolor y la destrucción, que pueden llegar a debilitar a la persona e incapacitarla para ejercer su trabajo con normalidad. En esta crisis económica interminable no sería difícil imaginar un número creciente de sectores y colectivos candidatos a la medicación, desde familias hipotecadas y desahuciadas hasta parados de eterna duración, pasando por niños desnutridos y jóvenes sin esperanza. Sería mejor evitar los sucesos traumáticos que medicar a los traumatizados; impedir las guerras y los atentados o erradicar los accidentes de tráfico y los incendios, el desempleo y las cláusulas hipotecarias, el hambre y desolación y otras fuentes de la infelicidad humana.  La farmacología del miedo no deja de tener un ángulo paradójico, porque hay pocas cosas que asusten tanto a la gente como que alguien ande jugando con la bioquímica de su cerebro, con la fisiología profunda de sus motivaciones. Lo más chocante no es que todos suframos el espejismo de llevar las riendas de nuestra vida: es que queramos seguirlo sufriendo.

1370713959_445961_1370714000_noticia_normal

Fuentes de Información:

El país

La mejor receta contra el insomnio

La catedrática de Fisiología de la Universidad de Extremadura Carmen Barriga, especialista en Crononutrición, recomienda a las personas que padecen insomnio que antes de dormir tomen un vaso de leche caliente con galletas y una cucharada de azúcar, esto les ayudará a relajarse. Según explica Carmen Barriga, es la combinación perfecta, ya que tanto los cereales como la leche son alimentos ricos en triptófano, el aminoácido encargado en nuestro organismo de sintetizar la hormona malatonina, sustancia implicada en la inducción al sueño. Hay otros alimentos que también ayudan a conciliar el sueño como los plátanos, las cerezas, los cereales, el tomate, la lechuga, el pescado, los frutos secos o rojos, entre otros. Por el contrario, deben evitarse a últimas horas del día frutas ricas en vitamina C como la naranja o el kiwi, bebidas como el té o el café o carnes rojas, embutidos… que son los alimentos que hacen que estemos más despiertos. Estos productos son recomendables consumirlos durante la mañana. El Grupo de Neuroinmunofisiología y Crononutrición de la Universidad de Extremadura lleva años estudiando temas de Crononutrición, la disciplina que se encarga de analizar cómo afectan determinados elementos presentes en los alimentos a nuestros ritmos biológicos, en especial al ritmo sueño/vigilia. Paralelamente, se está llevando a cabo investigaciones en el campo nutracéutico para la comercialización de un producto concentrado a base de cerezas del valle del jerte con propiedades dietéticas y medicinales. Este compuesto presenta propiedades preventivas y terapéuticas frente al insomnio, el estrés oxidativo y la depresión.

1321296966GALLETAS

Cinco remedios para dormir bien 🙂

Fuente de Información: Información extraída de Muy interesante [en línea]

Yotube

La capacidad de sentir frío se puede desactivar

Tras un estudio realizado en la Universidad de Southern California (EE UU) por investigadores estadounidenses, se ha conseguido eliminar la sensibilidad al frío en ratones extirpándoles un tipo concreto de neuronas. Sin embargo,  a lo largo del estudio los roedores conservaron la sensación de calor y el tacto según publica la revista Journal of Neuroscience en su última edición.

El responsable de la sensación de frío se halla en la proteína de las células nerviosas llamada TRPM8. En el estudio se consiguió aislar y desactivar, en ratones, las neuronas en las que se expresa la proteína TRPM8. Durante el experimento escogieron un grupo de roedores normales y otro de animales con las neuronas TRPM8 desactivadas, y los colocaron en una superficie con diferentes temperaturas (entre 0º C y 50º C), por la que podían desplazarse libremente.

Los roedores normales (aquellos con la neurona desactivada) tendían a mantenerse en las zonas de temperatura templada. De lo contrario, los roedores que tenían las neuronas activadas, evitaban las zonas más calientes.

Concluyendo y según los autores del experimento, los animales sin esas células nerviosas no pueden sentir frío, pero sí calor. Este hallazgo podría ser aplicado en el tratamiento del dolor, si fuese posible sin alterar el resto de las sensaciones.

frio

Fuente de Información: Muy interesante [en línea]

Imagen

El efecto “protector” del alcohol

Tras un estudio llevado a cabo en Estados Unidos, se ha llegado a la conclusión de que los individuos que tenían alcohol en sangre, tenía menores probabilidades de morir que una persona que no llevara. Este hecho podría deberse a un efecto neuroprotector del alcohol.

Se advierte de que la investigación no se ha llevado a cabo con el fin de que la gente se vuelva consumidora de alcohol.

La muestra tomada para el estudio de la investigación del doctor Lee Friedman y su equipo fue tomada de datos registrados de heridas de 190,612 pacientes internados en clínicas de emergencia en  el estado de Illinois, entre 1995 y 2009.

Los pacientes fueron sometidos a pruebas de sangre para medir su contenido en alcohol.

Encontraron que, incluso tomando en cuenta la severidad de la lesión, la intoxicación con alcohol había beneficiado a todos los pacientes, excepto a aquéllos que habían sufrido quemaduras.

Los científicos no saben cuáles son los mecanismos biológicos involucrados en este efecto protector.

Pero tal como señala el investigador, si se logra entender mejor esta asociación quizás sería posible desarrollar un tratamiento que simule este efecto.

Según la Organización Mundial de la Salud, globalmente el alcohol causa 1,8 millones de muertes cada año y cerca de la mitad de éstas son resultado de heridas causadas por el consumo de alcohol.

Fuente de Información: BBC- Mundo[en línea]